Adiestradores profesionales y Técnicos en corrección de conducta

conecta con adiestrador canino

 

 

adiestramiento conductista vs adiestramiento cognitivo-emocional

Como los adiestradores no pertenecemos a ningua especie diferente, tenemos esa tendencia tan humana a enfrascarnos en árduas discusiones que, a menudo, no contribuyen a avanzar ni a clarificar conceptos y que pareciera que lo hacemos por diversión, cuando no con un afán destructivo o excluyente hacia la opinión que no coincide con la nuestra. Esto se ha acentuado en los últimos años con la proliferación de los foros y las redes sociales que parecen acrecentar esta tendencia a la discusión enconada.

En fín, a pesar del título del epígrafe, no es mi intención presentar estos dos sistemas de adiestramiento como algo enfrentado y excluyente uno de otro. Digamos que el adiestramiento cognitivo-emocional es la tendencia más moderna y novedosa, que todavía lucha por abrirse camino entre los sistemas tradicionales que, por otro lado, han demostrado su valía. En general, desde el adiestramiento conductista se ataca al adiestramiento cognitivo como sistema que no aporta novedad sobre lo anterior y que simplemente ha cambiado las denominaciones o la explicación a fenómenos ya conocidos y utilizados con anterioridad.

Por su parte, los adiestradores cognitivos más radicales abogarían por un abandono de los postulados conductistas y por una nueva forma de entender el adiestramiento basada en la capacidad del perro para comprender lo que se le enseña de modo apropiado, con un resultado menos basado en el refuerzo externo de la conducta y más apoyado en la propia motivación interna del perro, con lo que se conseguiría un adietramiento menos dependiente de los premios y castigos imprescindibles en el adiestramiento conductista.

Mi enfoque es integrador en esta cuestión. A mi modo de ver, si nos dieran como opción quedarnos con uno de los dos sistemas, la elección tendría que ser indudablemente por el adiestramiento conductista. Basar el adiestramiento en los estímulos externos se ha demostrado como suficiente para alcanzar resultados muy buenos en muchas especialidades. Sin embargo, también me parece absurdo negar la influencia de procesos internos en el perro y no tratar de aprovechar condiciones innatas de este en el adiestramiento. Para mi, el adiestramiento cognitivo es un indudable avance, tanto técnico como hepistemológico (de enfoque), que me ayuda a comprender mejor a mi perro y a plantear de manera más fundamentada mis trabajos. Creo que las técnicas conductistas ya han sido probadas y desarrolladas y que el avance del adiestramiento ante los problemas que plantean los cánidos en el mundo actual a de venir de la mano del adiestramiento cognitivo-emocional que, aunque todavía en pañales, ya aporta y aportará en los próximos años, solución a problemas en los que el adiestramiento conductista peca por insuficiente.

Resaltar finalmente que, para mi, el adiestramiento cognitivo no es una ruptura con el conductismo y que siguen siendo válidas las leyes del aprendizaje formuladas por Skinner. Pero, al igual que la psicología ya ha superado la crisis del conductismo y enfoca los problemas conductuales desde un nuevo paradigma que considera a la mente como un procesador de información y a la emoción como un sistema de orden superior que controla la conducta bajo determinadas circunstancias, el adiestramiento también tiene que avanzar en este sentido sin que por ello se produzcan rupturas ni enfrentamientos entre corrientes que deben buscar lo mismo: el adiestramiento y convivencia en armonía con nuestros perros.

Sería demasiado largo para esta sección profundizar más en el asunto.......le dedicaré más tiempo en artículos que puedes consultar en la sección correspondiente si te interesa el tema. Ahora intentaré explicar un poco más concretamente, algunos de los "sistemas de adiestramiento" que se usan hoy en día.