Adiestradores profesionales y Técnicos en corrección de conducta

conecta con adiestrador canino

 

 

El collar de impulsos

Los llamados "collares de adiestramiento" constituyen la herramienta de adiestramiento más controvertida que existe. Utilizan estímulos negativos de diversa intensidad y naturaleza, desde descargas eléctricas hasta vibración o sustancias irritantes para el perro. Su base teórica es sencilla: sirven para aplicar castigos con el fín de extinguir alguna conducta indeseada, y refuerzos negativos para fijar conductas deseadas.

Es una herramienta controvertida por varias razones: en primer lugar, por razones éticas.....en muchas ocasones este tipo de herramienta está supliendo la falta de pericia o aptitud de un dueño para educar al perro de modos más adecuados, constructivos, sencillos y prácticos. Otra razón de controversia es el daño físico que inflingen al animal....que para muchas personas puede resultar inaceptable.....aunque.en realidad, hay que decir, que el peor daño que pueden causar es psicológico.....(ya nos hemos encontrado con perros en depresión reactiva a causa de un collar antiladridos activados por los ladridos de un perro vecino......sin que el pobre animal pueda hacer nada por evitarlo).

Y esto me lleva a otra cuestión que me preocupa.....pienso que este tipo de herramienta no debería estar al alcance de cualquier persona y que debería demostrarse la cualificación para usarla. Desaconsejo totalmente el uso de esta herramienta sin el asesoramiento de un profesional.

¿Y están indicados para algo?.......bueno, es una herramienta que en buenas manos, puede resultar útil para unos pocos problemas muy específicos que no suelen tener solución en positivo......aunque pienso que nuestra primera opción siempre debería ser el trabajo en positivo.